¿Qué hace la diferencia entre el éxito y el fracaso al emprender un negocio?

Por nuestras oficinas han pasado sobre 600 emprendedores, algunos han tenido mucho éxito y otros han debido postergar, modificar o abandonar el preciado sueño.

No contamos con normas ni acabados estudios con respecto al tema en cuestión, pero si podemos hacer algunas reflexiones producto de nuestra experiencia observando muchos casos de lo uno y lo otro. Quizá las citadas reflexiones puedan resultar útiles para quienes estén pensando en emprender un negocio o lo hayan tenido iniciado y tengan dudas sobre los futuros resultados.

Emprendedores Exitosos:

  • Han trabajado de manera persistente durante muchos años.
  • Han descubierto un producto o servicio que es valorado por mucha gente.
  • Han aumentado gradualmente la dedicación e inversión de recursos en su negocio.
  • Han sabido hacer los cambios necesarios en la idea original, de manera de satisfacer mejor a sus clientes.
  • Han estado atentos a las nuevas oportunidades que han surgido en el ejercicio de la emprender, ya sea respecto a nuevos mercados o nuevos productos.
  • Han logrado ser o muchas cosas mejores que al menos parte de su competencia.
  • Han logrado identificar la forma adecuada de dar a conocer, promover o publicitar su producto o servicio.
  • No se han desalentado ante fracasos parciales o globales y han continuado emprendiendo.
  • No solo son buenos conocedores de su producto, sino también sus clientes y de su competencia.
  • Por intuición, casualidad, estudio profundo, u otra explicación, hemos logrado descubrir la clave del área de negocios en la que se desempeña, la que habitualmente se relaciona con el método de ventas.

 

Emprendedores No Exitosos:

 

  • No se ha realizado el análisis mínimo sobre el negocio a emprender, y se actuó por intuición o imperiosa necesidad.
  • No han contado con mucha experiencia previa en hacer negocios en general o en particular en el área de emprendimiento de lo que se logra.
  • Son muy eficientes produciendo el bien o servicio en cuestión, pero no hijo talentosos vendiendo.
  • Han incorporado al negocio todo el dinero disponible de una sola vez, sin tener la posibilidad de resistir durante todo el tiempo necesario para que la idea logre madurar.
  • No tienen un producto diferenciado de la competencia, o claramente más económico.
  • No ha emprendido la estrategia adecuada para lograr formar la “cartera de clientes”.
  • No se ha podido llegar a conocer el producto o servicio a una cantidad mínima de personas de forma de lograr una masa crítica de gente que conoce el producto aun cuando no lo demande.
  • No le han destinado todo el tiempo, energía, creatividad y entusiasmo que paulatinamente el emprendimiento de negocios va requiriendo.
  • Han comenzado con una idea rígida de lo que se pretende hacer, y no se han flexibilizado y adaptado a las exigencias del mercado al que pretenden satisfacer.

 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *