CONECTANDO EL MODELO CANVAS CON EL PODER DEL SUBCONSCIENTE

Autor: Jorge Caríkëo Montoya Ingeniero Comercial U de Chile, Master en Economía Georgetown University, Fundador de www.domiciliotributario.cl 

Introducción

En un artículo que escribí titulado Hacer negocios más rentables: El Método M y M, señala la combinación de Metodología y Mentalidad para el éxito en los negocios. En el presente artículo haré un esfuerzo por conectar una herramienta de gran utilidad para planear un emprendimiento, con la contraparte de mentalización que considero indispensable para concretar los supuestos y metas incluidos en el plan de negocios.

En ocasiones un plan de negocios muy bien elaborado no logra traducirse en el negocio exitoso que se tiene como objetivo, es posible que el ingrediente adicional que se requiera sea adicionar la adecuada mentalización para el logro del propósito.

Mis observaciones

El ser fundador de una empresa que otorga servicios de apoyo a la formalización de emprendimientos, me ha permitido conocer durante 7 años muchos casos de negocios exitosos al igual que de intentos fallidos, quizá cientos de los unos y de los otros.

Durante algún tiempo sostuve la tesis que los casos fallidos se explicaban por no incorporar las herramientas técnicas necesarias  o bien cometer errores técnicos en el plan de negocios, un inadecuado o insuficiente estudio de mercado, el no comenzar a través de un producto mínimo viable, no incorporar las habilidades y competencias en el área de venta, y posiblemente es la explicación en muchos casos. Sin embargo, también he logrado observar experiencias de personas que sin incorporar los contenidos técnicos sugeridos, han logrado implementar exitosos emprendimientos a partir de una gran convicción, fortaleza mental, fe, perseverancia y persistencia, todo lo anterior consciente o inconscientemente. Hoy me atrevo a pensar que en alguno de los anteriores se produjo una comunicación con el subconsciente logrando fijar las imágenes que potencian el desarrollo del negocio en el tiempo.

El Modelo CANVAS

Tuve la oportunidad de guiar muchas Tesis sobre planes de negocio con el rigor y la fundamentación propia del DII de la Universidad de Chile. Mis alumnos requerían cerca de un año en elaborar un robusto plan de negocios. Estoy claro que gran parte de los emprendedores no cuentan con el tiempo ni la formación académica para actuar de la manera que lo hicieron mis alumnos. Por lo anterior, estimo que la herramienta CANVAS es de gran utilidad, muy rápida e intuitiva y permite resolver el requisito de planeación.

Está compuesto por 9 módulos o áreas temáticas que se deben analizar y completar con respecto al negocio que se proyecta:

  • Descripción del o los tipos de clientes a los cuales se orienta el producto o servicio, o sea, para quién creamos valor.
  • Cuál es la propuesta de valor que proporcionamos a nuestros clientes, indicando claramente que problema de nuestros clientes ayudamos a solucionar.
  • Qué canal o canales de distribución se usarán para conectar con nuestros segmentos de mercado.
  • Cuál es el tipo de relación clave a establecer con el segmento de clientes.
  • Definir la fuente de los ingresos que genera el negocio y como se concretaría.
  • Establecer los recursos que resulten clave para el negocio, ya sea humanos, físicos o financieros, son los cuáles el proyecto no podrá funcionar.
  • Establecer el conjunto de actividades claves en el desarrollo del proyecto.
  • Identificar los socios estratégicos que resultan claves para el éxito del negocio.
  • Desarrollar la estructura de costos del proyecto que se piensa desarrollar.

Para profundizar en los contenidos del modelo CANVAS recurrir al libro de Alexander Osterwalder y Yves Pigneur, El modelo CANVAS.

La Conexión con el Subconsciente

Emplearé algunos de los contenidos de la obra Piense y Hágase Rico de Napoleón Hill  para sustentar y orientar el componente de mentalización que estimo se requiere para concretar, validar, y hacer realidad los contenidos del plan de negocios. En este sentido, una vez que formulo mi modelo de negocios, necesitaré visualizar como se verá en la práctica o cual será la expresión física de mi emprendimiento. Más concretamente, imaginarme como me veré en la oficina, local, o lugar donde desarrolle mi negocio. Adicionalmente debería generar la imagen mental de como estaré una vez que el emprendimiento ya esté en régimen y ya pueda disfrutar de los beneficios del éxito de mi idea de negocio.

La repetición mental del resultado positivo de mi esfuerzo, con constancia y fe, debería traducirse en la generación de ideas, motivación y energía creativa que emanen de mi subconsciente y que aportarán lo necesario para enfrentar los imprevistos y barreras que hay que superar para llegar a la meta.

Fe, deseo, imaginación, persistencia, hasta el punto de generar autosugestión del logro del objetivo perseguido, es un ingrediente tan importante como la adecuada planificación. Si naturalmente no tengo la facultad de conectar con mi subconsciente, la recomendación es recurrir al apoyo especializado. El libro analizado nos indica que ningún pensamiento positivo puede alojarse en la mente subconsciente sin la autosugestión, siendo ésta la herramienta necesaria para lograr el adecuado contacto.  

La autosugestión es el agente de control a través del cual un individuo puede alimentar voluntariamente su subconsciente con pensamientos de naturaleza constructiva, o por negligencia permitir que los pensamientos de naturaleza destructiva se infiltren en ese rico jardín de la mente.

El autor en su obra dedica un capítulo al tema La planificación organizada, y de esta forma nos ofrece un punto concreto de conexión entre la planificación y el uso del subconsciente. En otros términos, la cristalización del deseo en planes y acción. Además, señalando que el éxito comienza con un deseo intenso, luego se convierte en una idea y en el taller de la imaginación puede concretarse en un plan para que pase de la teoría a la práctica. Indica que no se puede tener éxito sin contar con planes que sean prácticos y viables, además, que si el primer plan que usted adopta no funciona con éxito, cámbielo por uno nuevo; si este nuevo plan tampoco funciona, vuelva a cambiarlo por otro, y así sucesivamente hasta que encuentre un plan que dé resultado. La anterior iteración de desarrollo de planes y puesta en marcha, me recuerda de alguna forma la metodología  propuesta en Lean StartUp de Eric Ries.

Se menciona un caso real de una madre que con gran fe, perseverancia,  mentalización y una imaginación brillante, desarrolló un plan de acción para vender servicios personales para su hijo el que le permitió un gran logro en materia de ingresos a pesar de estar comenzando su desempeño profesional.

Conclusiones

Un negocio exitoso se origina en primer lugar en la mente del emprendedor, donde se aloja, fortalece y potencia. El anterior proceso requiere de prácticas ya sea intuitivas o aprendidas de mentalización para un buen logro.  Posteriormente, dicho conjunto de ideas, motivaciones y metas,  requieren de una expresión más concreta en un instrumento de planificación como el sugerido método CANVAS, para posteriormente proceder a la ejecución del plan de negocios.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *